Descargar El Secreto de María en PDF

No creas que haya mayor felicidad en morar en el seno de Abrahán –que se llama paraíso– que en el seno de María, donde el Señor ha colocado su trono.

Descargar: El Secreto de María por San Luis María de Montfort

Indice del libro El Secreto de María

El gran secreto para llegara ser santos

Primera parte
Oficio de María en nuestra santificación

A – Necesidad de santificarnos por medio de María

B - ¿Por qué María nos es necesaria?

Conclusión de esta primera parte




Segunda parte
La Verdadera Devoción a la Virgen o santa esclavitud de amor

A - Elección de la Verdadera o perfecta devoción

B - Naturaleza y extensión de la Verdadera Devoción a María llamada Esclavitud de amor

C - Excelencia de la Santa Esclavitud que proviene de que hace pasar toda la vida del alma, por María, la mediadora.

D - Prácticas interiores de la Santa Esclavitud, su espíritu y sus frutos

Tres advertencias importantes

Frutos maravillosos de esta práctica interior de la Santa Esclavitud

La Santa Esclavitud de los Últimos Tiempos

E - Prácticas exteriores de la Santa Esclavitud

Oración a Nuestro Señor Jesucristo

Oración a Nuestra Señora para sus fieles esclavos

Cultivo y crecimiento del Árbol de la Vida o manera de hacer que María viva y reine en nuestras almas

Consagración de sí mismo a Jesucristo, la Sabiduría Encarnada, por las manos de María

Ave Maris Stella

Veni Creator

Magnificat

Coronilla de alabanzas a la Santísima Virgen María

El Secreto de María - Juan Pablo II

La Esclavitud Mariana en san Ildefonso, Arzobispo de Toledo

Títulos publicados

Índice por Puntos

Santo Rosario

Extractos del libro:

San Agustín llama a María molde viviente de Dios. Y, en efecto, lo es. Quiero decir que sólo en Ella se formó Dios como hombre perfecto, sin faltarle rasgo alguno de la divinidad, y que sólo en Ella se transforma el hombre perfectamente en Dios por la gracia de Jesucristo, en cuanto lo permite la naturaleza humana.

María es el molde maravilloso de Dios, hecho por el Espíritu Santo para formar a la perfección a un Hombre-Dios por la encarnación y para hacer al hombre partícipe de la naturaleza divina, mediante la gracia. María es el molde en el cual no falta ni un solo rasgo de la divinidad. Quien se arroje en él y se deje moldear, recibirá todos los rasgos de Jesucristo, verdadero Dios. Y esto, en forma suave y proporcionada a nuestra debilidad, sin grandes trabajos ni angustias, de manera segura, sin peligro de ilusiones, puesto que el demonio no tuvo ni tendrá jamás entrada donde esté María; de manera santa e inmaculada, sin rastro alguno de pecado.

Date cuenta, además, de que hay mucha diferencia entre criado y esclavo. El criado exige paga por sus servicios; el esclavo, no. El criado es libre de abandonar a su señor y sólo se compromete con él por tiempo determinado; el esclavo se compromete con él de tiempo completo y para siempre. El criado no concede a su señor derecho de vida y muerte sobre su persona; el esclavo se entrega totalmente a su amo, de suerte que éste podría hacerle morir sin que le inquiete la justicia.

Consagrarte así a Jesús por María es colocar en manos de la Santísima Virgen tus buenas acciones. Que por dignas que te parezcan, quedan siempre manchadas e indignas de que Dios las mire y acepte, ya que ante El no son puras ni las mismas estrellas.

Descargar: El Secreto de María por San Luis María de Montfort

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
Pope Francis pays homage to the statue of St. Mary of Fatima at the end of the Marian prayer in St. Peter's square at the Vatican, Saturday, Oct. 12, 2013. (AP Photo/Riccardo De Luca)