La Mística Ciudad de Dios – Sor María de Jesús de Ágreda

Tiene como referencia directa la historia de la salvación de los hombres, que culmina en la persona de Cristo y su misterio pascual a través de la Vida de María Santísima. La Mística Ciudad de Dios, o “Historia divina y Vida de la Virgen Madre de Dios” da a conocer la existencia de María desde los designios eternos de Dios Padre hasta su presencia escatológica en la vida de la Iglesia, de la que es su Madre y Maestra. Para los hechos concretos que señalan su vida: Concepción Inmaculada, Virginidad, Maternidad Divina, su asociación a la persona y a la obra redentora de Cristo Jesús, su Hijo; su Asunción a los cielos y Mediación maternal sobre la Iglesia.

Descargar: La Mistica Ciudad de Dios de Sor Maria de Jesus de Agreda

DE LA VIDA Y SACRAMENTOS DE LA REINA DEL CIELO, Y LO QUE EL ALTÍSIMO OBRO EN ESTA PURA CRIATURA DESDE SU INMACULADA CON­CEPCIÓN HASTA QUE EN SUS VIRGÍNEAS ENTRAÑAS TOMO CARNE HUMA­NA EL VERBO, Y LOS FAVORES QUE LA HIZO EN ESTOS PRIMEROS QUIN­CE   AÑOS,   Y   LO   MUCHO   QUE  POR   SI   MISMA   ADQUIRIÓ   CON   LA   DIVINA GRACIA.

INDICE

Introducción a la Vida de la Reina del cielo: De la razón de escribirla y otras advertencias para esto.

LIBRO I

Contiene   la   predestinación   de   María   santísima;   su  Concepción Inmaculada;   su   nacimiento   y  sus ocupaciones  y  ejercicios   hasta que fue presentada en el templo

Cap. 1.—De dos particulares visiones que el Señor mostró a mi alma y otras inteligencias y misterios que me compelían a dejarme de lo terreno, le­vantando mi espíritu y habitación sobre la tierra

Cap 2.—Declárase el modo cómo el Señor manifiesta a mi alma estos miste­rios y vida de la Reina, en el estado que Su Majestad me ha puesto.

Cap. 3.—De la inteligencia que tuve de la divinidad y del decreto que Dios tuvo de criar todas las cosas .

Cap. 4.—Distríbúyense por instantes los divinos decretos, declarando lo que en cada uno determinó Dios acerca de su comunicación ad extra.

Cap. 5.—De las inteligencias que me dio el Altísimo de la Escritura sa­grada, en confirmación del capítulo precedente; son del octavo de los Proverbios.

Cap. 6.—De una duda que propuse al Señor sobre la doctrina de estos capítulos y la respuesta de ella .

Cap. 7.—Cómo el Altísimo dio principio a sus obras; y todas las cosas materiales crió para el hombre, y a los ángeles y hombres para que hi­ciesen pueblo de quien el Verbo humanado fuese cabeza  .

Cap. 8.—Que prosigue el discurso de arriba con la explicación del capítulo 12 del Apocalipsis.

Cap. 9.—Prosigue lo restante de la explicación del capítulo 12 del Apoca­lipsis .

Cap. 10.—En que se da fin a la explicación del capítulo 12 del Apocalipsis.

Cap. 11.—Que en la creación de todas las cosas el Señor tuvo presente a Cristo Señor nuestro y a su Madre santísima y eligió y favoreció a su pueblo, figurando estos misterios .

Cap. 12.—Cómo, habiéndose propagado el linaje humano, crecieron los cla­mores de los justos por la venida del Mesías, y también crecieron los pecados, y en esta noche de la antigua ley envió Dios al mundo dos luceros que anunciasen la ley de gracia.

Cap. 13.—Cómo por el Santo Arcángel Gabriel fue evangelizada la concep­ción de María santísima y cómo previno Dios a Santa Ana para esto con un especial favor

Cap. 14.—Cómo el Altísimo manifestó a los Santos Ángeles el tiempo deter­minado y oportuno de la concepción de María santísima y los que le señaló para su guarda.

Cap. 15.—De la Concepción Inmaculada de María Madre de Dios por la virtud del poder divino.

Cap. 16.—De los hábitos de las virtudes con que dotó el Altísimo el alma de María santísima y las primeras operaciones que con ellas tuvo en el vientre de Santa Ana; y comienza Su Majestad misma a darme la doc­trina para su imitación .

Cap. 17.—Prosiguiendo el misterio de la concepción de María santísima, se me dio a entender sobre el capítulo 21 del Apocalipsis; parte primera del capítulo.

Cap. 18.—Prosigue el misterio de la concepción de María santísima, con la segunda parte del capítulo 21  del Apocalipsis  .

Cap. 19.—Contiene la última parte del capítulo 21 del Apocalipsis en la concepción de María santísima .

Cap. 20.—De lo que sucedió en los nueve meses del preñado de Santa Ana, y lo que hizo María santísima en el vientre, y su madre en aquel tiempo.

Cap. 21.—Del nacimiento dichoso de María santísima y Señora nuestra; los favores que luego recibió de mano del Altísimo; y cómo la pusieron el nombre en el cielo y tierra .

Cap. 22.—Cómo santa Ana cumplió en su parto con el mandato de la ley de Moisés, y cómo la niña María procedía en su infancia .

Cap. 23.—De las divisas con que los Santos Ángeles de Guarda de María santísima se le manifestaban, y de sus perfecciones .

Cap. 24.—De los ejercicios y ocupaciones santas de la Reina del cielo en el año y medio primero de su infancia .

Cap. 25.—Cómo al año y medio comenzó a hablar la niña María santísima, y sus ocupaciones hasta que fue al Templo.

LIBRO   II

 

Contiene la presentación al templo de la Princesa del cielo; los favores que la diestra divina la hizo; la altísima perfección con que observó las ceremonias del templo; el grado de sus heroicas virtudes y modo de visiones que tuvo; su santísimo desposorio y lo restante hasta la Encarnación del Hijo de Dios.

Cap. 1.—De la presentación de María santísima en el templo el año tercero de su edad.

Cap. 2.—De un singular favor que hizo el Altísimo a María santísima luego que se quedó en el templo.

Cap. 3.—De la doctrina que me dio la Reina del cielo para los cuatro votos de mi profesión .

Cap. 4.—De la perfección con que María santísima guardaba las ceremonias del templo y lo que en él le ordenaron.

Cap. 5.—Del grado perfectísimo de las virtudes de María santísima en ge­neral y cómo las iba ejecutando.

Cap. 6.—De la virtud de la fe y su ejercicio que tuvo María santísima .

Cap. 7.—De la virtud de la esperanza y ejercicio de ella que tuvo la Virgen Señora nuestra .

Cap. 8.—De la virtud de la caridad de María santísima Señora nuestra.

Cap. 9.—De la virtud de la prudencia de la santísima Reina del cielo  .

Cap.  10.—De la virtud de la justicia que tuvo María santísima .

Cap.  11.—De la virtud de la fortaleza que tuvo María santísima .

Cap.  12.-—De la virtud de la templanza que María santísima  tuvo.

Cap.  13.—De los siete dones del Espíritu Santo que tuvo María santísima.

Cap. 14.—Decláranse las formas y modos de visiones divinas que tenía la Reina del cielo y los efectos que en ella causaban.

Cap. 15.—Declárase otro modo de vista y comunicación que tenía María santísima con los Santos Ángeles que la asistían.

Cap. 16.—Continúase la infancia de María santísima en el Templo; previénela el Señor para trabajos, y muere su padre San Joaquín.

Cap. 17.—Comienza a padecer en su niñez la Princesa del Cielo María santí­sima; auséntasele Dios; sus querellas dulces y amorosas.

Cap. 18.—Continúanse otros trabajos de nuestra Reina y algunos que per­mitió el Señor por medio de criaturas y de la antigua serpiente.

Cap. 19.—El Altísimo dio luz a los Sacerdotes de la inocencia inculpable de María santísima, y a ella de que estaba cerca el tránsito dichoso de su madre Santa Ana; y hallóse en él.

Cap. 20.—Manifiéstase el Altísimo a su dilecta María nuestra Princesa con un singular favor.

Cap. 21.—Manda el Altísimo a María santísima que tome estado de matri­monio, y la respuesta de este mandato .

Cap. 22.—Celébrase el desposorio de María santísima con el santo y castísimo José.

Cap. 23.—Explícase parte del capítulo 31 de las Parábolas de Salomón, a donde me remitió el Señor para manifestar el orden de vida que María santísima dispuso en el matrimonio.

Cap. 24.—Prosigue el mismo asunto con la explicación de lo restante del capítulo 31 de las Parábolas.

 

CONTIENE   LOS  MISTERIOS  DESDE  LA  ENCARNACIÓN  DEL  VERBO   DIVINO EN   SU   VIRGINAL   VIENTRE   HASTA   LA   ASCENSIÓN   A   LOS   CIELOS

Introducción a la segunda parte de la divina Historia y Vida santísima de María Madre de Dios .

LIBRO III

 

Contiene la altísima disposición que el Todopoderoso obró en Marta santísima para la Encarnación del Verbo; lo tocante a este misterio; el eminentísimo estado en que quedó la feliz Madre; la visitación a Santa Isabel y santificación del Bautista; la vuelta a Nazaret y una memorable batalla que tuvo con Lucifer.

Cap. 1.—Comienza el Altísimo a disponer en María santísima el misterio de la Encarnación y su ejecución por nueve días antecedentes. Declárase lo que sucedió en el primero.

Cap. 2.—Continúa el Señor el día segundo los favores y disposición para la Encarnación del Verbo en María santísima.

Cap. 3.—Continúase lo que el Altísimo concedió a María santísima en el día tercero de los nueve antes de la Encarnación.

Cap. 4.—Continúa el Altísimo los beneficios de María santísima en el día cuarto.

Cap. 5.—Manifiesta el Altísimo a María santísima nuevos misterios y sacra­mentos con las obras del quinto día de la creación, y pide Su Alteza de nuevo la Encarnación del Verbo.

Cap. 6.—Manifiesta el Altísimo a María Señora nuestra otros misterios con las obras del día sexto de la creación.

Cap. 7.—Celebra el Altísimo con la Princesa del cielo nuevo desposorio para las bodas de la Encarnación y adórnala para ellas.

Cap. 8.—Pide nuestra gran Reina en la presencia del Señor la ejecución de la Encarnación  y Redención humana y concede Su Majestad la petición.

Cap. 9.—Renueva el Altísimo los favores y beneficios en María santísima y dale de nuevo la posesión de Reina de todo lo criado por última dis­posición para la Encarnación.

Cap. 10.—Despacha la Beatísima Trinidad al Santo Arcángel Gabriel que anuncie y evangelice a María santísima cómo es elegida para Madre de Dios.

Cap. 11.—Oye María santísima la embajada del Santo Ángel; ejecútase el misterio de  la  Encarnación, concibiendo al Verbo Eterno en  su vientre

Cap. 12.—De las operaciones que hizo el alma santísima de Cristo Señor nuestro en el primer instante de su concepción, y lo que obró entonces su Madre purísima.

Cap. 13.—Declárase el estado en que quedó María santísima después de la Encarnación del Verbo divino en su virginal vientre

Cap. 14.—De la atención y cuidado que María santísima tenía con su pre­ñado y algunas cosas que le sucedieron con él.

Cap. 15.—Conoció María santísima la voluntad del Señor para visitar a Santa Isabel;  pide licencia a San José, sin manifestarle otra cosa.

Cap. 16.—La jornada de María santísima a visitar a Santa Isabel y la entrada en casa de San Zacarías.

Cap. 17.—La salutación que hizo la Reina del cielo a Santa Isabel y la san­tificación de San Juan Bautista.

Cap. 18.—Ordena María santísima sus ejercicios en casa de San Zacarías, y al­gunos sucesos con Santa Isabel.

Cap. 19.—Algunas conferencias que tenía María santísima con sus Santos Ángeles en casa de Santa Isabel y otras con ella misma.

Cap. 20.—Algunos beneficios singulares que hizo María santísima en casa de San Zacarías a particulares personas.

Cap. 21.—Pide Santa Isabel a la Reina del cielo la asista a su parto y tiene luz del nacimiento de  San Juan Bautista.

Cap. 22.—La natividad del precursor de Cristo y lo que hizo en su naci­miento la soberana Señora María santísima.

Cap. 23.—Las advertencias y doctrina que dio María santísima a Santa Isa­bel por petición suya; circuncidan y le ponen nombre a su hijo y pro­fetiza San Zacarías.

Cap. 24.—Despídese María santísima de casa de San Zacarías para volverse a la suya propia de Nazaret.

Cap. 25.—La jornada de María santísima de casa de  San Zacarías a Nazaret.

Cap. 26.—Hacen los demonios un conciliábulo en el infierno contra María santísima.

Cap. 27.—Previene el Señor a María santísima para entrar en la batalla con Lucifer y comienza el Dragón a perseguirla.

Cap. 28.—Persevera Lucifer con sus siete legiones en tentar a María san­tísima;  queda vencido y quebrantada  la  cabeza de  este Dragón.

LIBRO IV

 

Contiene los recelos de San José, conociendo el preñado de María santísima; el nacimiento de Cristo nuestro Señor; su circuncisión; la adoración de los reyes y presentación del infante Jesús en el Templo; la fuga a Egipto, muerte de los inocentes y la vuelta a Nazaret.

Cap. 1.—Conoce el Santo José el preñado de su esposa María Virgen y entra en grande cuidado sabiendo que en él no tenía parte.

Cap. 2.—Auméntase los recelos de San José, determina dejar a su esposa y hace oración sobre ello.

Cap. 3.—Habla el Ángel del Señor a San José en sueños y le declara el mis­terio de la Encarnación, y los efectos de esta embajada.

Cap. 4.—Pide San José perdón a María santísima su esposa, y la divina Se­ñora le consuela con gran prudencia.

Cap. 5.—Determina San José servir en todo con reverencia a María santísi­ma, y lo que Su Alteza hizo, y otras cosas del modo de proceder de entrambos.

Cap. 6.—Algunas conferencias y pláticas de María santísima y José en cosas divinas, y otros sucesos admirables.

Cap. 7.—Previene María santísima las mantillas y fajos para el niño Dios con ardentísimo deseo de verle ya nacido de su vientre.

Cap. 8.—Publícase el edicto del emperador César Augusto de empadronar todo el imperio, y lo que hizo San José cuando lo supo.

Cap. 9.—La jornada que María santísima hizo de Nazaret a Belén en com­pañía del santo esposo José, y los Ángeles que la asistían.

Cap. 10.—Nace Cristo nuestro bien de María Virgen en Belén de Judea.

Cap. 11.—Cómo los Santos Ángeles evangelizaron en diversas partes el naci­miento de nuestro Salvador, y los pastores vinieron a adorarle.

Cap. 12.—Lo que se le ocultó al demonio del misterio del nacimiento del Verbo humanado y otras cosas hasta la Circuncisión.

Cap. 13.—Conoció María santísima la voluntad del Señor para que su Hijo unigénito se circuncidase, y trátalo con San José; viene del cielo el nom­bre santísimo de Jesús.

Cap. 14.—Circuncidan al niño Dios y le ponen por nombre Jesús.

Cap. 15.—Persevera María santísima con el niño Dios en el portal del naci­miento hasta la venida de los  Santos Reyes.

Cap. 16.—Vienen los tres Santos Reyes magos del oriente y adoran al Verbo huma­nado en Belén.

Cap. 17.—Vuelven los Santos Reyes magos segunda vez a ver y adorar al infante Jesús, ofrécenle sus dones y despedidos toman otro camino para sus tierras.

Cap. 18.—Distribuyen María santísima y San José los dones de los Santos Reyes magos y detiénense en Belén hasta la presentación del infante Jesús en el templo.

Cap. 19.—Parten María santísima y San José con el infante Jesús de Belén a Jerusalén, para presentarle en el templo y cumplir la ley. 585-595

Cap. 20.—De la presentación del infante Jesús en el templo y lo que suce­dió en ella.

Cap. 21.—Previene el Señor a María santísima para la fuga a Egipto, habla el Ángel a San José y otras advertencias en todo esto.

Cap. 22.—Comienzan la jornada a Egipto Jesús, María y José, acompaña­dos de los espíritus angélicos, y llegan a la ciudad de Gaza.

Cap. 23.—Prosiguen las jornadas de Jesús, María y José de la ciudad de Gaza hasta Heliópolis de Egipto.

Cap. 24.—Llegan a Egipto los peregrinos Jesús, María y José con algún rodeo hasta la ciudad de Heliópolis y suceden grandes maravillas.

Cap. 25.—Toman asiento en la ciudad de Heliópolis Jesús, María y José por voluntad divina; ordenan allí su vida el tiempo de su destierro.

Cap. 26.—De las maravillas que en Heliópolis de Egipto obraron el infante Jesús y su Madre santísima y San José.

Cap. 27.—Determina Herodes [el Grande] la muerte de los inocentes, conócelo María santísima y esconden a San Juan Bautista de la muerte.

Cap. 28.—Habla el infante Jesús a San José cumplido un año y trata la Ma­dre santísima de ponerle en pie y calzarle y comienza a celebrar los días de la Encarnación y Nacimiento.

Cap. 29.—Viste la Madre santísima al infante Jesús la túnica inconsútil y le calza, y las acciones y ejercicios que el mismo Señor hacía.

Cap. 30.—Vuelven de Egipto a Nazaret Jesús, María y José por la voluntad del Altísimo.

LIBRO V

Contiene la perfección con que Marta santísima copiaba e imitaba las operaciones del alma de su Hijo amantísimo, y cómo la informaba de la ley de gracia, artículos de la fe, sacramentos y diez manda­mientos, y la prontitud y alteza con que la observaba; la muerte de San José; la predicación de San Juan Bautista; el ayuno y bautismo de nuestro Redentor; la vocación de los primeros discípulos y el bautismo de la Virgen María Señora nuestra.

Cap. 1.—Dispone el Señor a María santísima con alguna severidad y ausen­cia estando en Nazaret, y de los fines que tuvo en este ejercicio.

Cap. 2.—Manifiéstansele a María santísima las operaciones del alma de su Hijo nuestro Redentor de nuevo y todo lo que se le había ocultado, y co­mienza a informarla de la Ley de Gracia.

Cap. 3.—Subían a Jerusalén todos los años María santísima y San José conforme a la ley y llevaban consigo al infante Jesús.

Cap. 4.—A los doce años del infante Jesús sube con sus padres a Jerusalén y se queda oculto de ellos en el templo.

Cap. 5.—Después de tres días hallan María santísima y San José al infante Jesús en el Templo disputando con los doctores.

Cap. 6.—Una visión que tuvo María santísima a los doce años del infante Jesús, para continuar en ella la imagen y doctrina de la Ley Evangélica.

Cap. 7.—Decláranse más expresamente los fines del Señor en la doctrina que enseñó a María santísima y los modos con que lo ejecutaba.

Cap. 8.—Declárase el modo cómo nuestra gran Reina ejecutaba la doctrina del Evangelio que su Hijo santísimo la enseñaba.

Cap. 9.—Declárase cómo conoció María santísima los artículos de la fe que había de creer la Santa Iglesia y lo que hizo con este fervor.

Cap. 10.—Tuvo María santísima nueva luz de los Diez Mandamientos y lo que obró con este beneficio.

Cap. 11.—Las inteligencias que tuvo María santísima de los Siete Sacramen­tos que Cristo Señor nuestro había de instituir y de los Cinco Preceptos de la Iglesia.

Cap. 12.—Continuaba Cristo Redentor nuestro las oraciones y peticiones por nosotros, asistíale su Madre santísima y tenía nuevas inteligencias.

Cap. 13.—Cumple María santísima treinta y tres años de edad y permanece en aquella disposición su virginal cuerpo, y dispone cómo sustentar con su trabajo a su Hijo santísimo y a San José.

Cap. 14.—Los trabajos y enfermedades que padeció San José en los últimos años de su vida y cómo le servía en ellos la Reina del cielo su esposa.

Cap. 15.—Del tránsito felicísimo de San José y ¡o que sucedió en él, y le asis­tieron Jesús nuestro Salvador y María santísima Señora nuestra.

Cap. 16.—La edad que tenía la Reina del cielo cuando murió San José y algunos privilegios del Santo Esposo.

Cap. 17.—Las ocupaciones de María santísima después de la muerte de San José y algunos sucesos con sus Ángeles.

Cap. 18.—Continúanse otros misterios y ocupaciones de nuestra gran Reina y Señora con su Hijo santísimo, cuando vivían solos antes de su predicación.

Cap. 19.—Dispone Cristo Señor nuestro su predicación dando alguna noticia de la venida del Mesías, asistiéndole su Madre santísima, y comienza a turbarse el infierno.

Cap. 20.—Convoca Lucifer un conciliábulo en el infierno para tratar de im­pedir las obras de Cristo nuestro Redentor y de su Madre santísima.

Cap. 21.—Habiendo recibido San Juan Bautista grandes favores de María santísima, tiene orden del Espíritu Santo para salir a predicar y primero le envía a la divina Señora una cruz que tenía.

Cap. 22.—Ofrece María santísima al Eterno Padre a su Hijo unigénito para la redención humana, concédele en retorno de este sacrificio una visión clara de la divinidad y despídese del mismo Hijo para ir Su Majestad a predicar al desierto.

Cap. 23.—Las ocupaciones que la Madre Virgen tenía en ausencia de su Hijo santísimo y los coloquios con sus Santos Ángeles.

Cap. 24.—Llega el Salvador Jesús a la ribera del Jordán, donde le bautizó San Juan Bautista y pidió también ser bautizado del mismo Señor.

Cap. 25.—Camina nuestro Redentor del bautismo al desierto, donde se ejer­cita en grandes victorias de las virtudes contra nuestros vicios; tiene noticia su Madre santísima y le imita en todo perfectamente.

Cap. 26.—Permite Cristo nuestro Señor ser tentado de Lucifer después del ayuno, véncele Su Majestad y tiene noticia de todo su Madre santísima.

Cap. 27.—Sale Cristo nuestro Redentor del desierto, vuelve a donde estaba San Juan y ocúpase en Judea en algunas obras hasta la vocación de los primeros discípulos; todo lo conocía e imitaba María santísima.

Cap. 28.—Comienza Cristo Redentor nuestro a recibir y llamar sus discípulos en presencia de San Juan Bautista y da principio a la predicación. Manda el Altí­simo a la divina Madre que le siga.

Cap. 29.—Vuelve Cristo nuestro Salvador con los primeros cinco discípulos a Nazaret, bautiza a su Madre santísima y lo que en todo esto sucedió.

LIBRO VI

 

Contiene las bodas de Cana de Galilea; cómo acompañó María san­tísima al Redentor del mundo en la predicación; la humildad que mostraba la divina Reina en los milagros que bacía su Hijo santí­simo; su Transfiguración; la entrada de Su Majestad en Jerusalén; su pasión y muerte; el triunfo que alcanzó en la Cruz de Lucifer y sus secuaces; la santísima Resurrección del Salvador y su admirable Ascensión a los cielos.

Cap. 1.—Comienza Cristo nuestro Salvador a manifestarse con el primer mi­lagro que hizo en las bodas de Cana a petición de su Madre santísima.

Cap. 2.—Acompaña María santísima a nuestro Salvador en la predicación, trabaja mucho en esto y cuida de las mujeres que le seguían y en todo procede con suma perfección.

Cap. 3.—La humildad de María santísima en los milagros que obraba Cristo nuestro Salvador, y la que enseñó a los Apóstoles para los que ellos habían de obrar en la virtud divina, y otras advertencias.

Cap. 4.—Con los milagros y obras de Cristo y con los de San Juan Bautista se turba y equivoca el demonio, Herodes prende y degüella a San Juan Bautista y lo que sucedió en su muerte.

Cap. 5.—Los favores que recibieron los Apóstoles de Cristo nuestro Redentor por la devoción con su Madre santísima, y por no tenerla Judas Iscariotes caminó a su perdición.

Cap. 6.—Transfigúrase Cristo nuestro Señor en el Tabor, en presencia de su Madre santísima; suben de Galilea a Jerusalén, para acercarse a la pasión; lo que sucedió en Betania con la unción de  Santa María Magdalena.

Cap. 7.—El oculto sacramento que precedió al triunfo de Cristo en Jerusalén, y cómo entró en ella y fue recibido de sus moradores.

Cap. 8.—Júntanse los demonios en el infierno a conferir sobre el triunfo de Cristo Salvador nuestro en Jerusalén y lo que resultó de esta junta, y otra que hicieron los pontífices y fariseos en Jerusalén.

Cap. 9.—Despídese Cristo nuestro Salvador de su Madre santísima en Beta­nia para ir a padecer el jueves de la cena, pídele la gran Señora la comu­nión para su tiempo y síguele a Jerusalén con Santa María Magdalena y otras santas mujeres.

Cap. 10.—Celebra Cristo nuestro Salvador la última cena legal con sus dis­cípulos y lávales los pies; tiene su Madre santísima inteligencia y noticia de todos estos misterios.

Cap. 11.—Celebra Cristo nuestro Salvador la cena sacramental, consagrando en la Eucaristía su sagrado y verdadero cuerpo y sangre, las oraciones y peticiones que hizo, comulgó a su Madre santísima y otros misterios que sucedieron en esta ocasión.

Cap. 12.—La oración que hizo nuestro Salvador en el huerto y sus misterios y lo que de todos conoció su Madre santísima.

Cap. 13.—La entrega y prendimiento de nuestro Salvador por la traición de Judas Iscariotes y lo que en esta ocasión hizo María santísima y algunos misterios de este paso.

Cap. 14.—La fuga y división de los Apóstoles con la prisión de su Maestro, la noticia que tuvo su Madre santísima y lo que hizo en esta ocasión, la condenación al infierno por su propia culpa de Judas Isacriotes y turbación de los demonios con lo que iban conociendo.

Cap. 15.—Llevan a nuestro Salvador Jesús atado y preso a casa del pontí­fice Anás; lo que sucedió en este paso y lo que padeció en él su beatí­sima Madre.

Cap. 16.—Fue llevado Cristo nuestro Salvador a casa del pontífice Caifás, donde fue acusado y preguntado si era Hijo de Dios; y San Pedro le negó otras dos veces; lo que María santísima hizo en este paso y otros misterios ocultos.

Cap. 17. Lo que padeció nuestro Salvador Jesús después de la negación de san Pedro hasta la mañana y el dolor grande de su Madre santísima.

Cap. 18—Júntase el concilio viernes por la mañana, para sustanciar la causa contra nuestro Salvador Jesús, remítenle a Poncio Pilatos y sale al encuentro María santísima con San Juan Evangelista y las tres Marías.

Cap. 19.—Remite Pilatos a Herodes la causa y persona de nuestro Salvador Jesús, acúsanle ante Herodes y él le desprecia y envía a Pilatos; sigúele María santísima y lo que en este paso sucedió.

Cap. 20.—Por mandato de Pilatos fue azotado nuestro Salvado. Jesús, coro­nado de espinas y escarnecido, y lo que en este paso hizo María santísima.

Cap. 21.—Pronuncia Pilatos la sentencia de muerte contra el Autor de la vida, lleva Su Majestad la Cruz a cuestas en que ha de morir, síguele su Madre santísima y lo que hizo la gran Señora en este paso contra el demonio, y otros sucesos.

Cap. 22.—Cómo nuestro Salvador Jesús fue crucificado en el monte Calvario y las siete palabras que habló en la Cruz y le asistió María santísima su Madre con gran dolor.

Cap. 23.—El triunfo que Cristo nuestro Salvador alcanzó del demonio en la Cruz y de la muerte, y la profecía de San Habacuc, y un conciliábulo que hicieron los demonios en el infierno.

Cap. 24.—La herida que dieron con la lanza en el costado de Cristo ya di­funto, su descendimiento de la Cruz y sepultura y lo que en estos pasos obró María santísima hasta que volvió al Cenáculo.

Cap. 25.—Cómo la Reina del cielo consoló a San Pedro y a otros Apóstoles y la prudencia con que procedió después del entierro de su Hijo, cómo vio descender su alma santísima al limbo de los Santos Padres.

Cap. 26.—La resurrección de Cristo nuestro Salvador y el aparecimiento que hizo a su Madre santísima con los Santos Padres del limbo .

Cap. 27.—Algunas apariciones de Cristo nuestro Salvador resucitado a las Marías y a los Apóstoles, la noticia que todos daban a la Reina y la pru­dencia con que los oía.

Cap. 28.—Algunos ocultos y divinos misterios que a María santísima suce­dieron después de la Resurrección del Señor y cómo se le dio título de Madre y Reina de la Iglesia y el aparecimiento de Cristo antes y para la Ascensión.

Cap. 29.—La Ascensión de Cristo Redentor nuestro a los cielos con todos los Santos que le asistían, y lleva a su Madre santísima consigo para darla la posesión de la gloria.

CONTIENE LO QUE HIZO DESPUÉS DE LA ASCENSIÓN DE SU HIJO NUESTRO SALVADOR HASTA  QUE  LA  GRAN  REINA  MURIÓ   Y  FUE  CORONADA  POR EMPERATRIZ   DE   LOS   CIELOS.

Introducción a la tercera parte de la divina Historia y Vida santísima de María Madre de Dios.

LIBRO VII

 

Contiene cómo la diestra divina prosperó a la Reina del cielo de dones altísimos, para que trabajase en la Santa Iglesia; la venida del Espíritu Santo; el copioso fruto de la redención y de la pre­dicación de los Apóstoles; la primera persecución de la Iglesia; la conversión de San Pablo y venida de Santiago a España; la apari­ción de la Madre de Dios en Zaragoza [Caesaraugusta in Hispania] y fundación de Nuestra Señora del Pilar.

Cap. 1.—Quedando asentado nuestro Salvador Jesús a la diestra del Eterno Padre, descendió del cielo a la tierra María santísima, para que se plantase la nueva Iglesia con su asistencia y magisterio.

Cap. 2.—Que el Evangelista san Juan en el capítulo 21 del Apocalipsis habla a la letra de la visión que tuvo, cuando vio descender del cielo a María Santísima Señora nuestra.

Cap. 3.—Prosigue la inteligencia de lo restante del capítulo 21 del Apocalipsis.

Cap. 4.—Después de tres días que María santísima descendió del cielo se manifiesta y habla en su persona a los Apóstoles, visítala Cristo nuestro Señor y otros misterios hasta la venida del Espíritu Santo.

Cap. 5.—La venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y otros fieles; viole María santísima intuitivamente y otros ocultísimos misterios y se­cretos que sucedieron entonces.

Cap. 6.—Salieron del Cenáculo los Apóstoles a predicar a la multitud que concurrió, cómo les hablaron en varias lenguas, convirtiéronse aquel día casi  tres mil y lo que hizo María santísima en esta ocasión.

Cap. 7.—Júntanse los Apóstoles y discípulos para resolver algunas dudas en particular sobre la forma del bautismo, dánselo a los nuevos catecúmenos, celebra San Pedro la primera Santa Misa y lo que en todo esto obró María santísima.

Cap. 8.—Declárase el milagro con que las especies sacramentales se conser­vaban en María santísima de una comunión para otra y el modo de sus operaciones después que descendió del cielo a la tierra.

Cap. 9.—Conoció María santísima que se levantaba Lucifer para perseguir a la Iglesia y lo que contra este enemigo hizo, amparando y defendiendo a los fieles.

Cap. 10.—Los favores que María santísima por medio de sus Ángeles hacía a los Apóstoles, la salvación que alcanzó a una mujer en la hora de la muerte y otros sucesos de algunos que se condenaron.

Cap. 11 .—Declárase algo de la prudencia con que María santísima gobernaba [como Medianera de las gracias divinas y con consejos] a los nuevos fieles y lo que hizo con San Esteban en su vida y muerte y otros sucesos.

Cap. 12.—La persecución que tuvo la Iglesia después de la muerte de San Esteban, lo que en ella trabajó nuestra Reina y cómo por su solicitud ordenaron los Apóstoles el Símbolo de la fe católica.

Cap. 13.—Remitió María santísima el Símbolo de la fe a los discípulos y a otros fieles, obraron con él grandes milagros, fue determinado el reparti­miento del mundo a les Apóstoles y otras obras de la gran Reina del cielo.

Cap. 14.-—La conversión de San Pablo y lo que en ella obró María santísima y otros misterios ocultos.

Cap. 15.—Declárase la oculta guerra que hacen los demonios a las almas, el modo cómo el Señor las defiende por sus Ángeles, por María santísima y por sí mismo, y un conciliábulo que hicieron los enemigos después de la conversión de San Pablo contra la misma Reina y la Iglesia.

Cap. 16.—Conoció María santísima los consejos del demonio para perseguir a la Iglesia, pide el remedio en la presencia del Altísimo en el Cielo, avisa a los Apóstoles, viene Santiago a predicar a España, donde le visitó una vez María santísima.

Cap. 17.—Dispone Lucifer otra nueva persecución contra la Iglesia y María santísima, manifiéstasela a San Juan Evangelista y por su orden determina ir a Efeso, aparécesele su Hijo santísimo y la manda venir a Zaragoza [Caesaraugusta in Hispania] a visitar al Apóstol Santiago el Mayor [Jacobo] y lo que sucedió en esta venida.

LIBRO VIII

 

Contiene la jornada de María santísima con San Juan Evangelista a Efeso; el glorioso martirio de Santiago el Mayor [Jacobo]; la muerte y castigo de Herodes; la destrucción del templo de Diana; la vuelta de María santísima de Efeso a Jerusalén; la instrucción que dio a los Evangelistas; el altí­simo estado que tuvo su alma purísima antes de morir; su felicísimo tránsito, subida a los cielos y coronación.

Cap. 1.—Parte de Jerusalén María santísima con San Juan Evangelista para Efeso, viene San Pablo de Damasco a Jerusalén, vuelve a ella Santiago el mayor [Jacobo], visita en Efeso a la gran Reina; decláranse los secretos que en estos viajes sucedieron a todos.

Cap. 2.—El glorioso martirio de Santiago el Mayor [Jacobo], asístele en él María santísima y lleva su alma a los cielos, viene su cuerpo a España, la prisión de San Pablo y su libertad de la cárcel y los secretos que en todo sucedieron.

Cap. 3.—Lo que sucedió a María santísima sobre la muerte y castigo de He­rodes, predica San Juan Evangelista en Efeso sucediendo muchos milagros, levántase Lucifer para hacer guerra a la Reina del cielo.

Cap. 4.—Destruye María santísima el templo de Diana en Efeso; Llévanla sus Ángeles al cielo empíreo, donde el Señor la prepara para entrar en batalla con el Dragón infernal y vencerle; comienza este duelo por tentaciones de soberbia.

Cap. 5.—Vuelve de Efeso a Jerusalén María santísima llamada del Apóstol San Pedro, continúase la batalla con los demonios, padece gran tormenta en el mar y decláranse otros secretos que sucedieron en esto.

Cap. 6.—Visita María santísima los Sagrados Lugares, gana misteriosos triun­fos de los demonios, vio en el cielo la divinidad con visión beatífica, y celebran Concilio lo Apóstoles, y los secretos ocultos que sucedieron en todo esto.

Cap. 7.—Concluyó María santísima las batallas, triunfando gloriosamente de los demonios, como lo contiene San Juan Evangelista en el capítulo 12 del Apocalipsis.

Cap. 8.—Declárase el estado en que puso Dios a su Madre santísima con visión de la divinidad, abstractiva, pero continua, después que venció a los demonios, y el modo de obrar que en él tenía.

Cap. 9.—El principio que tuvieron los Evangelistas y sus Evangelios y lo que en esto hizo María santísima; aparecióse a San Pedro en Antioquía y en Roma  y  otros  favores  semejantes  con otros  Apóstoles.

Cap. 10.—La memoria y ejercicios de la pasión que tenía María santísima y la veneración con que recibía la Sagrada Comunión y otras obras de su vida perfectísima.

Cap. 11.—Levantó el Señor con nuevos beneficios a María santísima sobre el estado que se dijo arriba en el capítulo 8 de este libro.

Cap. 12.—Cómo celebraba María santísima su Inmaculada Concepción y natividad y los beneficios que estos días recibía de su Hijo y nuestro Sal­vador Jesús.

Cap. 13.—Celebra María santísima otros beneficios y fiestas con sus Ángeles, en especial su presentación, y las festividades de San Joaquín, Santa Ana y San José.

Cap. 14.—El admirable modo con que María santísima celebraba los miste­rios de la Encarnación y Natividad del Verbo humanado y agradecía estos grandes beneficios.

Cap. 15.—De otras festividades que celebraba María santísima de la circun­cisión, adoración de los Reyes, su purificación, el bautismo, el ayuno, la institución del Santísimo Sacramento, Pasión y Resurrección.

Cap. 16.—Cómo celebraba María santísima las fiestas de la Ascensión de Cristo nuestro Salvador y venida del Espíritu Santo, de los Ángeles y Santos y otras memorias de sus propios beneficios.

Cap. 17.—La embajada del Altísimo que tuvo María santísima por el Ángel San Gabriel de que la restaban tres años de vida y lo que sucedió con este aviso del cielo a San Juan Evangelista y a todas las criaturas de la naturaleza.

Cap. 18.—Cómo crecieron en los últimos días de María santísima los vuelos y deseos de ver a Dios, despídese de los Lugares Santos y de la Iglesia Católica, ordena su testamento asistiéndola la Santísima Trinidad.

Cap. 19.—El tránsito felicísimo y glorioso de María santísima y cómo los Apóstoles y discípulos llegaron antes a Jerusalén y se hallaron presentes a él.

Cap. 20.—Del entierro del sagrado cuerpo de María santísima y lo que en él sucedió.

Cap. 21.—Entró en el cielo empíreo el alma de María santísima y, a imita­ción de Cristo nuestro Redentor, volvió a resucitar su sagrado cuerpo [por el poder de Dios] y en él subió otra vez a la diestra del mismo Señor al tercero día.

Cap. 22.—Fue coronada María santísima por Reina de los cielos y de todas las criaturas, confirmándole grandes privilegios en beneficio de los hom­bres.

Cap. 23.—Confesión de alabanza y hacimiento de gracias que yo, la menor de los mortales, Sor María de Jesús, hice al Señor y a su Madre santí­sima por haber escrito esta divina Historia con el magisterio de la misma Señora.

Descargar: La Mistica Ciudad de Dios de Sor Maria de Jesus de Agreda

 

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
libro de la mistica ciudad de Dios