Yahvé nuestro padre

Bendito eres Yahvé
Tuya es la fuerza, la gloria y el poder
Todo es tuyo, cuanto hay en cielo y tierra.
Tu te levantas por encima de todo
De ti procede la riqueza y la gloria
Alabado eres Yahvé, Oh! Señor
Yo alabo Tu nombre y mi ser se goza en Tu presencia.
 

Oh! Señor dirige mi corazón hacia las riquezas insondables
De Tu ser. Pueblos todos alabad a Yahvé.
Pregonad por el mundo su gloria.

Oh! Yahvé Padre del Mesías Nuestro Señor Jesucristo
A Tì te adoramos Te alabamos, Te bendecimos
A Ti te damos gracias y gloria eternamente y cantamos Tus Misericordias.

Gloria a Tì amadísimo Padre,
Gloria a Tu Hijo, nuestro liberador
Gloria al Espíritu Santo nuestro Padre, guía y conductor.

Adorado eres Yahvé
Por todas las legiones angélicas, por la creación entera, pues todo de Tì proviene. Tuyo es el orbe entero y todo lo que en él se contiene.

Oh! Padre ¡Que grande es Tu amor, que hermosas son Tus obras!

Que maravilla soy yo Señor.
Me has creado para alabarte, para gozar de Tu amistad.

Y ocupar el lugar de los ángeles caídos.
Gracias Padre mío, Gracias por tan grande amor.
En verdad yo también te amo de todo corazón, y en Tì confío, en Tì creo, de Tì espero.

Amén.

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
Yahvé nuestro padre