Oración a Jesús Crucificado

Héme aquí, oh Jesús bueno y dulcísimo, ante vuestra presencia me postro de rodillas, y con el mayor fervor del alma os pido y ruego queráis imprimir en mi corazón vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad, y verdadero dolor de mis pecados, y propósito firmísimo de la enmienda: mientras que con grande afecto y dolor del alma yo en mi interior considero y contemplo con la mente vuestras cinco Llagas, teniendo presente aquello que Vos, oh buen Jesús, ya ponía en vuestra boca el Profeta David:

“Han taladrado mis manos y mis pies, y se pueden contar todos mis huesos”.

 

Se gana indulgencia Plenaria rezando esta oración, delante de un Crucifijo, después de la comunión, añadiendo algunas preces según la intención del Sumo Pontífice.

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
Alma de Cristo