10 citas bíblicas para descansar de tus problemas

En momentos de angustia, ¿recurriste a los brazos de Dios?

Estas citas son muy apropiadas para que las consultes en momentos de tormenta en tu vida, pues el Señor te invita a encontrar en Él la calma

Hoy volví a casa apurado ya que debía resolver algunos temas para el día siguiente que me ocupaban y preocupaban. Me bañé, preparé algo para cenar y me dispuse ha hacer un tiempo de oración, de repente mi Biblia, con sorpresa de mi parte, me habló trayendo a mi memoria una serie de citas bíblicas que descansaban empolvadas en el olvido y logró unirlas en un mensaje coherente que me permitió descansar:

1) Me gustaría recordarte que: “Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en él confían” (Nahúm 1,7).

2) “Por eso, aunque pasamos por muchas dificultades, no nos desanimamos. Tenemos preocupaciones, pero no perdemos la calma. La gente y los problemas nos persiguen, pero Dios no nos abandona. Las contrariedades nos hacen caer, pero no nos destruyen” (2 Corintios 4,8-9).

3) Sabiendo esto, puedes decir como el salmista: “Aunque pase yo por grandes angustias, tú me darás vida; contra el furor de mis enemigos extenderás la mano y tu mano derecha me pondrá a salvo” (Salmo 138,7).

4) Puedes decir con gratitud: “Me alegro y me regocijo en tu amor, porque tú has visto mi aflicción y conoces las angustias de mi alma” (Salmo 31,7)

5) Hay muchísimas cosas de las cuales tal vez nunca entenderás su por qué en este mundo, pero “Sabemos que Dios va disponiendo todo para el bien de los que le aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan” (Romanos 8,28).

6) Sabiendo que Dios tiene un propósito en medio de la situación que estas viviendo, puedes decir: “A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi auxilio? Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra” (Salmo 121,1-2).

7) Así que, Hijo, “pon tus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ti” (1 Pedro 5,7).

8) “No te preocupes por lo que pasará mañana. Ya tendrás tiempo para eso. Recuerda que ya tenemos bastante con los problemas de cada día” (Mateo 6,34).

9) “¡Dale gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Él es un Padre bueno y amoroso, y siempre nos ayuda. Cuando tenemos dificultades, o cuando sufrimos, Dios nos ayuda para que podamos ayudar a los que sufren o tienen problemas” (2 Corintios 1,3).

10) No te preocupes por nada. Más bien, ora y pídele a Dios todo lo que necesitas, y se agradecido. Así Dios te dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo. (Filipenses 4,6-7).

-Gracias querida Biblia, recordar estos textos me calman el alma, la mente y el corazón de manera que quiero dormir en los brazos de Dios, viéndome de niño descansando el regazo de mi madre.

Para responder en Comunidad o en el Silencio de tu Corazón:

En momentos de angustia, ¿recurriste a los brazos de Dios? ¿Qué resultado obtuviste? ¿Obtuviste la Paz que necesitabas?
¿Por qué problemas deberíamos angustiarnos menos y dejarnos llevar más por el auxilio del Señor?

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
orando a jesus