¿Cómo es tu dolor de cada día?

Cada uno tiene su propio dolor. Por eso, atento, voy a hacerte una pregunta importante:

Sé que algo dentro de ti duele en este momento!

Enfermedad física o mental, relaciones, familia, dinero, desesperanza, miedo… nuestro dolor de cada día… ¡cada uno tiene el suyo!

Cada uno sabe de su dolor y sobre todo, lo grande que es.

Nadie puede medir el dolor de los demás, pues lo que para ti puede ser pequeño, para la persona que lo siente, ¡el dolor puede ser aterrador!

El tamaño del dolor depende de como es nuestra vida, nuestras creencias y nuestra aceptación del momento que se vive.

Se engaña quien piensa que ir en busca y conquistar la vida que se quiere, le priva del dolor.

El dolor es una condición humana y nos acompaña hasta el final de nuestras vidas, ¡es así! Pequeño o grande, aparecerá más o menos veces en nuestras vidas, pero aparecerá sin duda.

¡Pero no te asustes! ¡El dolor tiene su lado positivo!

Nos hace fuertes (aunque muchas veces nos sentimos extremamente débiles), hace que busquemos nuevas posibilidades y modela nuestra capacidad de empatía, haciendo de nosotros seres más humanos.

Si tu dolor es insoportable, aquí va mi pregunta de hoy para ti: ¿como va tu vida espiritual?

Porque, a veces, el dolor nace cuando no estamos queriendo vivir la vida que Dios nos propone y de nada valen sueños, metas, cambio de mentalidad, de enfoque o cualquier otra técnica, si no estás en el camino de tu propósito más profundo.

El dolor nuestro de cada día existe. Y existe para todos. No estas solo en este asunto.

Por tanto, ¡adelante!

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
jesus copa de dolor