¿Sabes qué puertas abrir en tu vida?

María siempre tiene abierta la puerta de su alma

Me gusta mirar a María. Me gusta arrodillarme ante Ella y pensar que mi vida está en sus manos. Delante de Ella comprendo la belleza que hay en medio de las dificultades, de las catástrofes, de las pérdidas.

Una persona me comentaba: “¿Cómo es posible que exista un Dios que permita catástrofes, terremotos, muertes injustas?”. Es la misma pregunta que late en muchos corazones. Un Dios que ama no puede permitir que muera. No puede permitir mi dolor.

El sentido del mal nunca lo entenderé en esta tierra. Sólo sé que María me sostiene cuando me duele la injusticia, el mal o la muerte. Y tienen eco en mi alma las palabras que escribió Ana Frank: “No veo la miseria que hay, sino la belleza que aún queda”.

Y comprendo que la vida tiene más de bello que de oscuro. Aunque no lo parezca. Más de luz que de noche. Más de amor que de odio. Aunque muchas veces me turbe la miseria, la muerte, el dolor.

¡Qué difícil desvelar todos los misterios del camino y entender ese plan de amor que tiene Dios para mi vida! Sé que la aventura de la vida se juega en tomar decisiones, en atravesar puertas que se abren, en superar obstáculos y no darme nunca por vencido.

Sé bien que no todas las puertas estarán abiertas, como me recuerda Antonio Porchia: “Se me abre una puerta. Entro y me encuentro con cien cerradas”.

En la vida es así. Abrimos una puerta. Hay mil cerradas al atravesar el umbral. Mil puertas que no son la mía. Mil puertas por las que no tengo que pasar. Sólo necesito encontrar esa primera puerta abierta y pasar por ella. Y luego, otra, la siguiente.

El camino de mi vida tiene muchas puertas abiertas. He atravesado ya muchas. Otras estaban cerradas. A veces me da vértigo arriesgarme en esa puerta abierta. Pero confío.

Yo mismo tengo una puerta en mi alma. Un corazón con puerta muchas veces cerrada. Sé que se abre hacia fuera. Eso lo tengo claro. Tiene su riesgo abrirla. Se abre dando, no recibiendo. Aunque me endurezco en medio de la vida y no dejo que nadie pase. Estoy herido.

A mí me gusta atravesar puertas de misericordia. Para tocar al pasar por ellas el amor de Dios prendido en el dintel. Que se pegue algo. Pero luego yo no abro mi puerta, por miedo, por pudor, por vergüenza.

María siempre tiene abierta la puerta de su alma. Yo llego y me arrodillo ante Ella y le pido que me enseñe a abrir mi puerta. Su puerta siempre está abierta. Miro a María.

¿Cómo se puede saber qué puertas se abrirán con el paso del tiempo? ¿Cómo sé qué puertas permanecerán siempre cerradas, o, estando hoy abiertas, un día se cerrarán? No lo sé.

Me gustaría tener esa gracia de Dios para descubrir bien por dónde ir. Conocer el futuro. Pero no importa tanto. Sé, eso sí, que mi vida descansa en María, vive de María. La puerta está abierta. María me espera.

Decía el padre José Kentenich: “María ha inscrito nuestro nombre, con sangre y fuego, en su corazón, imborrablemente”[1]. Me conmueve pensar en ese amor que ha grabado mi nombre para siempre. Ella me inscribe en su corazón para la eternidad. A sangre y fuego.

Ha inscrito mi nombre en el corazón de Jesús. Mi verdadero nombre. No ese que llevo desde la pila del bautismo. Un nombre que sólo yo sé cuando lo acaricio en el alma. Ese nombre que pronuncia Dios al llamarme. Me emociono al escucharlo. Sé que soy yo, es sólo mío.

Y así, inscrito en el corazón de María, escucho mejor los latidos de Dios. Allí se oyen con mayor nitidez. Escucho la voz que tantas veces desconozco cuando me alejo y me pierdo por los caminos y las puertas cerradas.

Quisiera saber siempre qué puertas atravesar, qué puertas abrir. Qué puertas tengo que dejar cerradas sin insistir. Qué puertas ceden si empujo suavemente.

No todas las puertas son igual de importantes. Algunas sí, las que marcan mi camino para siempre. Las que me hacen optar por un estado de vida. Las que definen mi vida. No sé si siempre atravesé la puerta correcta. No importa tanto.

Sé que después de decisiones importantes no siempre hay paz. Pero Dios está ahí, conmigo.

Decía Edith Stein, después de ingresar al Carmelo: “No podía tener una alegría arrebatadora. Era demasiado tremendo lo que dejaba atrás. Pero yo estaba muy tranquila en el puerto de la voluntad de Dios”[2].

Es difícil imaginar a María llena de paz camino de Ein Karem con Jesús en su vientre. Cuando había dicho que sí al ángel con el corazón turbado. Tenía el alma inquieta y segura al mismo tiempo. Sabía que era el camino correcto. Pero no sabía cómo superaría las adversidades.

Las decisiones importantes, que suponen un cambio radical en mi vida, normalmente dejan el alma inquieta. Lo sé. Suele ser así. El alma tarda en apaciguase. Pero es importante saber que uno ha hecho lo que Dios le pedía. O al menos tiene esa intuición.

No es sencillo abrir la puerta correcta. Acertar. Muchas veces llegan al corazón las dudas: ¿Me estaré equivocando? ¿Y si luego me doy cuenta de que este no es el camino?

Toda decisión es un salto de fe. Y la fe está unida al amor. Porque me sé amado cruzo el umbral de esa puerta que se me abre.

Y cuando me lanzo, cuando me abandono con el corazón, cuando me abandono en Dios y le digo: “Es tu vida, haz con ella lo que quieras”, entonces todo parece más fácil. Aunque no lo entienda todo. Aunque en medio de la noche tenga que seguir caminando y confiando.

Lo que Dios me pide es lo que importa. Lo que Dios quiere de mí. Lo que me hará más pleno. ¿Y si me equivoco? Entonces sigo adelante, o retrocedo, o tomo otra puerta. Pero Jesús va conmigo, María va conmigo.

Sé bien dónde está ese lugar en el que podré descansar en sus manos. Miro a María de rodillas. He atravesado la puerta del santuario y me postro. Me encuentro con su misericordia.

A veces me empeño en golpear puertas cerradas. Con los puños. Incluso algo enfadado. Pero más me valdría elegir las puertas abiertas. Aunque sólo vea una rendija.

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
Pope Francis pays homage to the statue of St. Mary of Fatima at the end of the Marian prayer in St. Peter's square at the Vatican, Saturday, Oct. 12, 2013. (AP Photo/Riccardo De Luca)