¿Sabías por qué Pedro negó tres veces a Jesús?

Qué sano es reírse, incluso de nosotros  mismos, y aunque lo espiritual es algo muy serio, también da mucho juego para hacer giros muy divertidos y chistes. Aquí les dejamos unos cuantos:

¿Por qué Pedro negó tres veces a Jesús? Porque le sanó a la suegra.

Cuatro madres conversan sobre sus hijos sacerdotes. La primera dice: -Mi hijo es monseñor, y cuando entra en una sala la gente se pone de pie y le saluda diciendo “Buenos días, Monseñor”. La segunda no puede ser menos, y dice: -Mi hijo es obispo, y cuando entra en una sala la gente se pone de pie y le saluda diciendo: “Buenos días, Excelencia”. La tercera dice: -Mi hijo es cardenal, y cuando entra en una sala la gente se pone de pie y lo saluda diciendo “Buenos días, Eminencia”. El hijo de la cuarta madre es un cura normal y corriente, y ella explica: – Mi hijo mide 2 metros 20 y pesa 315 kilos, así que cuando entra en una sala la gente dice: “Oh, Dios mío”.

¿Qué animal solía estar siempre junto al altar de las iglesias?  El pulpito.

¿Las palomas están estropeando tu templo y no sabes qué medidas tomar ya? Dales el sacramento de la confirmación y no volverán a la iglesia.

¿Cuál es el santo más pequeño de la Biblia? San Tito.

– Cariño, se ha muerto el cura que nos casó.
– Quien la hace la paga.

– ¿Qué puedo hacer para luchar contra mis pecados, señor cura?
– Ora.
– Las seis y media, pero ¿qué puedo hacer contra mis pecados?

Un hombre muere y va al cielo. Al poco tiempo, muere también la mujer, quien al encontrarse a su marido va corriendo a abrazarlo. “¡Alto! -dice él-. Dijimos hasta que la muerte nos separe”.

Unos monjes llaman a la puerta de una casa pidiendo caridad. Les abre una mujer, a la que le dicen:
– Dios la bendiga, señora, somos hermanos de Cristo.
– ¡Pues qué bien se conservan!

Había pensado un nombre para su bebé, pero sólo recuerda que estaba en una oración cristiana. El sacerdote se afana en buscarlo en las distintas plegarias. “¿Será Jesús? ¿María?”, le pregunta, mientras va rezándolas. Cuando está recitando el Credo, le interrumpe con alegría: “¡Ahí, señor cura: Y nació (Ignacio) de santa María Virgen!”.

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
Pedro negando a Jesus