Oración de La Santa Cruz

Dios todo poderoso
que has sufrido la muerte
sobre el árbol de la cruz,
por nuestros pecados,
acompáñame,

Santa Cruz de Jesucristo,
ten piedad de mí.

Santa Cruz de Jesucristo,
rechaza de mi toda arma cortante y de fuego.

Santa Cruz de Jesucristo,
derrama sobre mi todo bien.

Santa Cruz de Jesucristo,
descarta de mi todo mal.

Santa Cruz de Jesucristo,
has que alumbre el camino de la salud.

Santa Cruz de Jesucristo,
rechaza de mi todo atentado de muerte.

Santa Cruz de Jesucristo,
preservame de accidentes corporales y temporales.

Que yo adore la Santa Cruz de Jesucristo por siempre;
Jesús de Nazaret crucificado, ten piedad de mí.

Has que el Espíritu maligno y nocivo,
se aparte de mí, por los siglos de los siglos. Amén.




Historia de la oración de la Santa Cruz

Según la tradición, esta oración data del siglo XV, aproximadamente en el año 1,509, la cual fue encontrada en el santo sepulcro en la ciudad de Jerusalén, actualmente se encuentra una basílica conocida como la Iglesia de la Resurrección o  Iglesia de la Anástasis. Posteriormente la oración fue enviada al Papa Julio II, conocido como el "Papa Guerrero" (debido a la intensa actividad militar y política de la época). Se dice que este Papa le recomendó esta oración al rey Carlos VIII de Francia cuando éste salía con su ejercito a combatir a sus enemigos.

Además de la versión oficial dispuesta arriba, también existen estas otras oraciones a la Santa Cruz Católica:

Oración de La Santa Cruz para protección

Cuídame, oh Santa Cruz. Aparta de mí toda arma cortante. Desvía de mí todo mal. Derrama en mí todo bien para que pueda salvar mi alma. Aleja de mí todo temor de la muerte y concédeme la vida eterna. Cuídame y haz que los espíritus malignos, tanto visibles como invisibles huyan ante mí. Amén.

Oración de La Santa Cruz para embarazadas

Hay muchos testimonios de mujeres que iban a dar a luz y que horas antes rezaron oración la oración de La Santa Cruz, recibieron la gracia de ser partos rápidos y sin complicaciones. Además de la oración oficial dada por la Iglesia puesta al inicio, también está esta otra:

Oh, María, Madre de Jesús y Madre nuestra, nos dirigimos a Ti en este día, ya que fuiste tú la que dijiste “sí” a la vida. “Concebirás y darás a luz un hijo”, dijo el ángel.

Sin importar la sorpresa y la incertidumbre que esto te causaría, tú dijiste “sí”, “hágase en mí según tu palabra”. Santa María, oramos hoy por todas las madres que tienen miedo de ser madres. Oramos por todas las que se sienten amenazadas y abrumadas por sus embarazos. Intercede por ellas, para que Dios les conceda la gracia de poder decir “sí” y el valor de llevar a plenitud su embarazo.

Que reciban la gracia de rechazar la falsa solución del aborto. Que puedan decir, como tú, “hágase en mi según Tu Palabra”. Que puedan vivir y sentir la ayuda de todos los cristianos y sepan que la paz viene al hacer la voluntad de Dios.

Comparte y evangeliza en Facebook y Twitter:
la santa cruz de cristo